El Centro Nazionale di Studi Cateriniani (CNSC) – desde 2008 Centro Internazionale di Studi Cateriniani – fue fundado en Roma en 1940 por Mario Felice Bianchi (1885-1966), publicista e impulsor de numerosas iniciativas sobre Santa Catalina, entre las cuales se cuenta la Corporación de los Caterinati (1926).

En el momento de su fundación, el Centro de Estudios Catalinianos tuvo sede en Roma en la Salita del Grillo junto al lugar en el que, en 1574, fue trasladada la comunidad de las Terciarias domenicas que quedaban en la casa de vía del Papa.

El 28 de marzo de 1963, por petición de Mario Felice Bianchi, la labor de impulsora y Presidente del Centro Nacional de Estudios sobre Santa Catalina fue asumida por Luigia Tincani (1889-1976). Ella había iniciado en el año 1933 una pequeña actividad editorial (las “Ediciones Catalinianas”) y, tras la II Guerra Mundial (en marzo de 1947), coincidiendo con el centenario del nacimiento de Santa Catalina de Siena, había comenzado la publicación de las series “Quaderni Cateriniani” y “Corona Aurea”.

Entre los primeros socios y promotores del CNSC se cuentan los dominicos P. Luigi Ciappi, teólogo de la Casa Pontificia, P. Antonino Silli y P. Tarsicio Piccari (secretarios del Instituto de Arte “Beato Angélico”, junto al convento de Santa Maria sopra Minerva), la escritora Adriana Cartotti Oddasso, los eruditos Giorgio Petrocchi y Umberto Marvardi.

Después de varias transferencias el CISC tenia su sede en la casa donde Catalina vivió en Roma en sus últimos meses de vida – desde el verano de 1379 hasta su muerte (29 de abril de 1380) – en la calle del Papa (actualmente piazza Santa Chiara 14). En el bajo del edificio, poco a poco transformado por continuas remodelaciones, se conserva la Capilla llamada del Tránsito de Santa Catalina de Siena.

Al 1978 se remonta el primer Estatuto del Centro, según las directivas del Ministerio de Instrucción Pública. En 2009 entró en vigor un nuevo Estatuto, hasta la redacción actual (2017).

El 20 de abril de 1962, sobre los bastiones de Castel Sant´Angelo, se inauguró el il Monumento a Santa Catalina, cuyo promotor fue el CNSC en estrecha colaboración con la Familia Dominica, confiando la obra al escultor Francesco Messina. La estatua marmórea expresa con eficacia la premura que empujó a Catalina hacia la basílica de San Pedro durante los días más dramáticos del cisma que estalló entonces en Roma, mientras que los bajorrelieves ponen en evidencia algunos episodios de su misión. Desde 1962, cada 29 de abril, junto al Monumento, el Ayuntamiento de Roma ofrece un homenaje floral a la Patrona de la ciudad, con una ceremonia pública.

Desde 1963, fue vicepresidente del CNSC Giuliana Cavallini (1908-2004), nombrada después Directora del Centro junto a la segunda Directora, Anna Maria Balducci. Giuliana Cavallini innovó los estudios sobre Catalina sobre sólidos cimientos filológicos, centrados en la edición del Diálogo (1968; 19952) y de las Oraciones (1978). Su fecunda colaboración con estudiosos italianos y extranjeros se articuló también en una tupida red de conferencias y ciclos formativos desarrollados en Italia y en el extranjero.

A los estudios filológicos se ha ligado pronto la investigación iconográfica, llevada a cabo por Lidia Bianchi y, posteriormente, por Diega Giunta, sucesora de Giuliana Cavallini en la dirección del CISC (2004-2014).

Visto 932 veces Modificado por última vez en Martes, 05 Marzo 2019 11:11
Valora este artículo
(2 votos)

Deja un comentario